jueves, 8 de abril de 2010

Las tres gracias

Sonaban el Banhú, el Sanxián y la pipa. Los collares estallaban y rebotaban en Si sostenido, los pendientes de plata vieja repasaban, nota a nota, las sordas sacudidas del tambor de cobre. Rojos, fucsias, amarillos, verdes aliñaban con destellos fugaces las idas y las venidas de los largos cabellos negro azabache mecidos por la flauta dulce: El anciano Takú convertía, al soplar, las notas en órdenes invisibles, sólo perceptibles por las mujercitas del monte Taramé, que un buen día brotaron, cuando el viento danzarín se topó con una caña de bambú...

4 comentarios:

  1. Pura pirueta la sonrisa en sus manos, ladinas seductoras, engañaron al viento y lo escondieron para bailar más libres. ¿Morenas al poder? ¡Ay, esas Gracias! C.

    ResponderEliminar
  2. Para comentar el trabajo hecho por nofridge es
    admirable y deseo que continue Isabel

    ResponderEliminar
  3. EL movimiento de los pendientes, las pulseras, el ombligo que asoma, ...sólo los detalles que explican, nada accesorio para crear este conjunto equilibrado, divertido y muy dinámico. Enhorabuena de nuevo.

    ResponderEliminar