martes, 28 de junio de 2011

Cheek to cheek

   
  Ben es un gato burgués. Panzón y aristocrático. Amante de los macarrones con queso y del lenguado menier. “Ben” o “Beni” o “Benito”-como lo llama con un grito rotundo la señora Isa cuando lo ve merodear por la encimera de la cocina- no caza ratones, ni moscas tampoco. Beni solamente caza mariposas de la familia Papilionidae, unos lepidópteros azules de origen colombiano que meses atrás colonizaban el barrio de Salamanca. Y como colombiana también es Luciana y su veloz escoba atrapa-rabos, Benito paga los atentados hacia su cola frondosa con perversos mariposicidios.

  Beni arrastra su barriga blanda con un compás cansino recogiendo las pelusas que consiguieron escapar a los vaivenes caribeños del cepillo aborrecido. Y entonces siente una fraternal empatía por las polvaredas del Paseo de Recoletos número 10, 5º derecha. Y las reparte con premeditación, alevosía y gran regocijo por toda la sala de estar.

  Todos los Jueves por la tarde, la señora Isa sale, envuelta en un halo de almizcle y esmeraldas, a tomar el café a una tetería de la calle Serrano. Entonces Luciana, cuando termina con los baños, aparca la escoba, el delantal y los guantes de látex y se pierde en el sofá inmenso, entre el cojín de borlitas y el mando de la televisión. El canal clásico y la sesión musical de los Jueves por la tarde es su cita ineludible: Fred Astaire, Ginger Rogers, Gene Kelly, Cyd Charisse, Eleanor Powell, y esos suelos de mármol que aplauden “punta-tacón”, y esos trajes elegantes de telas vaporosas. Y es entonces, en ese preciso momento en el que Luciana cambia el “apéndice-cepillo” por el “apéndice-control remoto”, cuando Benito -gran bailarín de claqué en otro tiempo- se reconcilia con Colombia y sus mariposas celestes.

 

1 comentario:

  1. buen relato de verano el de Beni y sus mariposicidios. Besos

    ResponderEliminar