lunes, 29 de marzo de 2010

La bailarina de ballet


Cabriolas, pliés, vueltas, brincos, piruetas, giralunas... Cuentan que cada noche le baila a la luna llena en una terraza de ladrillo rojo y plata.

miércoles, 17 de marzo de 2010

Laúd

Sus dedos huesudos, ágiles, se deshacían en limpios arpegios, apuraban acordes precisos, que le traían a la memoria todas las primaveras de su vida.

domingo, 14 de marzo de 2010

El asesinato de Marat



Aquella noche, la taza de café se enfriaba sin remedio en la cocina. La loza de vidrio verde albergaba en su seno aquel líquido marrón quieto, estático, frío.

Se miró al espejo, como un acto involuntario, porque lo hacía continuamente, casi sin darse cuenta. Se miró al espejo y se puso la bata roja, llena de bolitas. Veintiséis, pensó. Veintiséis y qué. Encendió la luz de la cocina, que centelleaba a cada poco y emitía un zumbido sordo. Ató sus rizos en un moño alto, le molestaban al comer. Una fina capa de nata flotaba en aquel café helado, y junto a la taza, una madalena desecha en migajas y una barrita de muesli. ¿Qué es lo que me ha traído hasta aquí?, hasta esta casa, hasta este momento. Instantes, son los instantes los que me han traído hasta aquí. Una mosca gris se posó en el plato de loza de vidrio verde que sujetaba la taza de café en aquel bodegón perdido. Le dio un sorbo al café con la mirada perdida en el vuelo de aquel insecto. Ya no había calefacción y sin embargo el ambiente era asfixiante, el olor a fritura atrapaba sin piedad, las sartenes salpicadas con salsa de tomate, un tenedor manchado de huevo, restos de espaguetis en el desagüe. Se frotó los ojos que le escocían del sueño y arrastró sin querer con los dedos todo el maquillaje. Se había duchado hacía una hora y se sentía más sucia que nunca. Pensó en volverse a la cama. La mosca zumbaba insistentemente a su alrededor como un satélite podrido. Iba y volvía con aleteos nauseabundos. Empuñó un trapo sucio de la meseta pero lo volvió a posar. Ella no mataría ni a una mosca. Tiene gracia. Encendió un cigarrillo y a la mitad lo apagó en el café.

Se miró al espejo, esta vez para limpiarse la sangre. Las baldosas teñidas de rojo le irritaban. Apagó la luz y se acostó con el zumbido de la culpa devorándole los tímpanos: muerte.

viernes, 12 de marzo de 2010

Valsecito


 Giran de repente, desatándose en sus vueltas...Y el Vals, como un enjambre,los envuelve y los atrapa.

miércoles, 10 de marzo de 2010

El gatopardo


 Tierras, dorados, ocres...cobrizos, bronces...queriendo también hablar el lenguaje cifrado de los felinos...

martes, 9 de marzo de 2010

Madre


Cuentan que la noche fue cortejada por el viento poniendo un huevo de plata en el vientre de la oscuridad. Cuando Eros, el Deseo, salió de ese huevo, puso el Universo en movimiento...

sábado, 6 de marzo de 2010

Blanco de plomo


A las ocho en el reloj, por el camino de baldosas blancas y mullidas.

lunes, 1 de marzo de 2010

Lost in translation

Frankfurt era frío, frío en invierno, frío en verano.Frankfurt olía a pastel de manzana, a fideos chinos, a café con espuma, a ladrillo rojo, a rascacielos de neón, a cielo encapotado, a perfume caro. Frankfurt impecable, Frankfurt estéril.
Turbia, el agua estaba turbia, naranja por el óxido dormido de las tuberías de Staufenbergstrasse 4.
Hacía media hora que se había marchado, con prisa, como siempre,dejándome el silencio en una ráfaga y los labios mojados. La nieve caía con pereza a esas horas. Yo, recién duchada, la observaba mientras la persiana subía sola,a cámara lenta. Me quedé observando la habitación, tan metida en mí, que ni siquiera sentía rugir el aspirador...
...El cuarto era cálido. Había fotos suyas pegadas en los armarios. Olía a gel de ducha, a desodorante con prisas, al sudor de la noche anterior, olía a saliva y a sexo. Sonreí,le amaba.